ElValorDeLasPalabras Obedecer

¿Qué nos viene a la cabeza cuando oímos la palabra obedecer? La primera impresión es coacción, una fuerza que nos obliga y con la que no estamos de acuerdo, y esto es lo que nos dice la RAE en su definición; pero la etimología es bien distinta, pues la palabra obedecer viene del latín oboedescĕre y significa “saber escuchar”, que se diferencia de oír. Continuamente estamos oyendo cosas, pero solo cuando ponemos atención escuchamos, lo que implica colocar la conciencia en aquello que quiero atender.

Escuchar supone poner en acción otros elementos de nuestra conciencia, como la imaginación y la inteligencia, cualidades que permiten seguir y ver lo que escucho para poder comprenderlo.

Es saber escuchar, porque hay que entender para obedecer, es decir, conocer, lo que supone la libertad de escoger lo que quiero realizar o construir, porque la inteligencia, el saber discernir así me lo dicta.

El que no entiende no obedece y es, entonces, cuando se le puede obligar, porque no entra en razón, como lo hace una madre con su hijo: el pequeño aún no ha desarrollado su capacidad de comprensión de lo que es bueno y malo, no entiende por qué tiene que recoger, o acostarse a una hora, o comer sano, él se deja llevar por sus juegos infantiles y sus deseos, que es a lo que presta oído.

Hay, por supuesto, diferentes tipos de obediencia, pero si nos ceñimos a la etimología, la auténtica obediencia es aquella que se ajusta a la libertad del individuo, porque se la otorga su inteligencia, su conocimiento. Es así como se hace responsable, o dicho de otra manera, se ve obligado a responder a su discernimiento y no se deja llevar por los instintos y deseos que nublan su razón.

Por lo tanto, obedece quien realmente conoce y se deja someter, quien no tiene una mente suficientemente educada para poder elegir con discernimiento. Y tú, ¿obedeces o te dejas llevar?

LIBRACO

01 A es igual a Toro

¿Alguna vez nos hemos preguntado por qué la vocal a aparece al principio del abecedario? O, simplemente, ¿qué significado tiene esta letra?

Si le damos un giro de 180 grados a la letra A y colocamos en el triángulo inferior unos ojos y una nariz, veremos una cabeza de toro con sus cuernos, y es que precisamente ese es su significado: TORO.

Su raíz está en el protosinaítico Alef, que significa “toro”, lengua que evolucionó a partir de los jeroglíficos egipcios, donde encontramos que toro se decía Apis.

ValorDeLasPalabras Maduez

La palabra madurez o maduro/a viene del latín maturus, que significa “lo que ha alcanzado el desarrollo esperado”. A su vez se vincula con la raíz indoeuropea *ma-1, que significa “bueno” o “en su momento oportuno”.

Si este concepto lo trasladamos al ser humano, diremos que su cuerpo alcanza la madurez cuando ha llegado a su completo desarrollo. Por fortuna, este sigue un plan natural independientemente de lo que podamos desear cada uno de nosotros. Sin embargo, hay otros “desarrollos” que son internos, como el psicológico y el mental. Ellos necesitan un correcto crecimiento para alcanzar la madurez.

El Valor De Las Palabras Trabajo

A todos nos suena la expresión ¡otra vez es lunes!, que asociamos con el comienzo de las jornadas de trabajo y las interminables horas que nos conducirán de vuelta a la liberación del viernes, donde a partir de entonces, el tiempo parece acelerarse demasiado para nuestro gusto y desembocar en la noche del domingo para llegar al comienzo de los días laborables.

¡Qué estrés! :( Nuestra vida se desarrolla semana tras semana hasta llegar a los días de descanso, y de ellos a la búsqueda del mes de vacaciones... y un día nos damos cuenta de que somos esclavos y que la vida se nos está escapando estúpidamente.

purificar

¿Qué imagen nos viene a la mente cuando oímos la palabra cloaca? Por lo general, algo poco agradable.

En su origen, su significado estaba muy alejado de la idea que nos hacemos hoy en día. Si bien actualmente deriva de desagüe, esta palabra estaba relacionada con el verbo arcaico cloare o cluere, que significa «purificar» o «lavar». Precisamente en Roma había una divinidad que llevaba el nombre de «Cloacina», diosa de la purificación.

Derrota imposible derrota

 La palabra derrota significa “revés militar”, del francés “deroute” (desbandada). A su vez de “rote” (rota), del latín “rupta”, grupo dividido, roto.

Pero hay una segunda acepción para esta palabra: Camino, vereda o senda de tierra (de derromper). También rumbo o dirección que llevan en su navegación las embarcaciones o las aeronaves. Esta proviene del latín “ruptus, -a, -un”, participio de “rumpere” (romper). Así pues, primitivamente “derrota” significaba “camino abierto rompiendo los obstáculos”.

NuevaAcropolisBilbao MenteYCerebro

La palabra cerebro viene del latín “cerebrum”, con el mismo significado. Su raíz indoeuropea indica la cabeza, lo alto de la cabeza, y lleva el sufijo “brum”, de llevar, por lo que se traduce “lo que lleva la cabeza.

Y nuestra cabeza porta la herramienta más desconocida: el cerebro; creación no humana usado a bajo rendimiento y casi siempre para cosas intrascendentes que deterioran este magnífico instrumento.

NABilbao Humildad1

Una vez oí que los seres humanos somos un diamante cubierto de barro, y que ese barro no nos cubre de manera homogénea: tenemos partes con más barro, otras con menos y otras que dejan ver el brillo diamantino de nuestro interior. Esas partes por donde brilla el diamante que somos, son las virtudes que hemos conquistado.

Pero hay una única virtud que hace que las virtudes sean realmente virtudes, que hace que el diamante que somos brille auténticamente, esta virtud es la humildad, por ello se la ha llamado la madre de las virtudes.

Fernando Schwarz

Entrevista a Fernando Schwarz, con motivo de la presentación de su libro “Egipto revelado” en Bilbao

Esta noche tengo el agrado de estar participando, en la Casa del Libro de Bilbao, de la presentación del libro “Egipto revelado”, del prestigioso autor Fernando Schwarz, y de escuchar atentamente su conferencia, Claves para comprender sus misterios.