VP obligacion

Cuántas veces hemos puesto como excusa, consciente o inconscientemente, cuando no queremos hacer algo, el sentirnos obligados: “es que me obligas...”, “no me siento obligada/o...”, siempre como algo externo que nos quiere someter a hacer algo que no queremos, pero ¿a que no sabías que la obligación parte de uno mismo?

La palabra obligación viene del latín obligatio y significa “cumplir con algo prometido o debido”. Sus componentes léxicos son: el prefijo ob- (enfrentamiento u oposición), ligare (atar), más el sufijo -ción (acción y efecto).

La obligación es el compromiso o ligadura que uno contrae por propia voluntad y al que debe responder; es el sentido del honor lo que le obliga a cumplir con su palabra, con sus principios, con su destino. Nadie puede sentirse obligado si no se ha comprometido o atado.

Una deuda es un compromiso que nos obliga a devolver lo adquirido; una promesa es un deber que nos obliga a cumplir con lo prometido; un contrato es una obligación de cumplir lo pactado; un juramento que hacemos es una obligación ineludible para nuestra propia conciencia, pues habla de la propia identidad humana que somos y que no podemos traicionar.

Debemos tener claro qué deudas adquirimos con diferentes empresas, en la convivencia y con nosotros mismos, porque ello nos da la libertad de elegir nuestros compromisos conscientemente y no vernos obligados a cumplir con situaciones que no queremos asumir. Así pues, la próxima vez que te sientas obligado u obligada, pregúntate si es una deuda adquirida por contrato, moralmente, de compromiso o de palabra. Si no es así, eres libre de no responder.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestra página web. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies.
Más información Aceptar